j que esta pasando

El 4 de julio de 2011, coincidiendo casualmente con el periodo estival y cuando los centros educativos están prácticamente vacíos y, por tanto, sin forma directa de contacto con las familias, la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid ha dictado unas instrucciones dirigidas a los Institutos Públicos (no concertados ni privados) de ESO, Bachillerato, Formación Profesional y otros, que suponen un recorte sangrante de plantilla. Un recorte difícil de cuantificar, pero la mayoría de los equipos directivos de los centros lo han calculado en torno al 15%, unos 3.000 profesores en total. Esto significa que un instituto medio perderá 10-12 profesores de distintas materias. Es una barbaridad.

Además, esto se suma a otro recorte similar producido en el curso anterior y por el cual la plantilla general de docentes ya se redujo en más de 2.000 compañprofesores.

 

EN LA ESO Y EN EL BACHILLERATO el recorte se traducirá en:

  • Eliminación de desdobles de Lengua, Matemáticas y otras materias.
  • Desaparición de grupos reducidos de Inglés.
  • Profesores impartiendo otras materias no propias de su especialidad sin tener conocimientos suficientes (de Lengua dando Filosofía, de Dibujo dando Tecnología, de Matemáticas dando Física…). Esto es especialmente grave en 2º de Bachillerato hacia la Selectividad, si bien en cualquier nivel puede ser un bache difícil de superar por los alumnos.
  • Reducción del número y calidad de las optativas.
  • Cierre de la biblioteca y de otros servicios.
  • Peor funcionamiento de los medios técnicos, informática, audiovisuales...
  • Reducción de las guardias de patio y de aulas. Sus hijos estarán menos vigilados (o no vigilados) en el recreo y en el aula ante la circunstancia de bajas por enfermedad, ya que dichas bajas se cubren tarde y mal.
  • Reducción o eliminación de las actividades extraescolares.
  • Aumento del número de alumnos por clase, superando en muchos casos los 30 alumnos por aula y en algunos niveles casi 40 alumnos por aula.
  • Menor disponibilidad de los equipos de Orientación educativa/profesional.
  • Reducción de la atención a alumnos con problemas de aprendizaje. Esto impacta directamente no solo sobre estos alumnos, que se quedan sin la atención más individualizada que necesitan, sino también sobre el resto, que inevitablemente verán lastrado su aprendizaje con un profesor que debe simultanear varias líneas de enseñanza: una con el grupo principal y otra por cada uno de los alumnos menos adelantados.

 

En la FORMACIÓN PROFESIONAL también tiene el mismo impacto, ya que esta se imparte en los mismos institutos que la ESO y el Bachillerato. En la FP se han invertido muchos recursos para darle la importante posición que merece en el sistema educativo. No hay que olvidar que Europa está insistiendo constantemente en la importancia de la FP. Sin embargo, estos recortes son un enorme paso atrás.

Tienen, entre muchas otras, las siguientes implicaciones:

  • Eliminación de ciclos de FP totalmente necesarios para regenerar el empleo y la tan mencionada productividad. La FP tiene que estar en los barrios y en los pueblos para llegar a todos. Se trata de una formación más local y cercana a las empresas y debe estar dispersa por el territorio.
  • Masificación de alumnos en las aulas. Esto es especialmente grave en este nivel educativo en primer lugar porque el perfil del alumnado es uno que requiere una atención muy personalizada, y, en segundo lugar, por el carácter eminentemente práctico de la FP que requiere lo mismo.
  • Dificultades para la autoformación de los profesores de FP, que son en gran medida autodidactas, al poder dedicar menos tiempo a esta tarea, mientras que en el ámbito de la FP la formación día a día es vital.

 

Por otro lado, también se ven afectadas las ESCUELAS OFICIALES DE IDIOMAS y las de ARTES PLÁSTICAS Y DISEÑO. Los recortes son brutales en todas las etapas educativas.

 

Además, en los centros de INFANTIL Y PRIMARIA ya se vienen arrastrando desde hace mucho tiempo problemas de masificación y falta de medios humanos que provocan un deterioro en la etapa Secundaria y siguientes.

El deterioro es global y llega hasta el mercado laboral: si los niños no vienen con una buena base no se puede construir gran cosa sobre los conocimientos que traen.

Todas estas medidas ya están aprobadas de forma unilateral por parte de la Consejería (sin previa consulta o negociación con los centros ni con los mediadores sindicales), así que sólo cabe pedir que sean retiradas.

 

Esto se suma, además, a demasiados años de dejadez y abandono de los medios materiales, sistemas audiovisuales, salas de ordenadores, sistemas de calefacción, internet... Cada centro tiene su propia casuística de calamidades.