j tutorias

Otra de las instrucciones directas de la Comunidad de Madrid afecta gravemente a las tutorías. En un principio, la Consejería había decidido eliminar completamente la hora de tutoría con alumnos (no así en concertados ni privados, por supuesto). Después, ante la protesta del colectivo docente en pleno y las críticas de la opinión pública ante tamaño escándalo, dieron instrucciones de que en esas horas de tutoría los alumnos recibirían apoyo de Lengua, Matemáticas e Inglés. Han intentado enmendar esta chapuza mediante una orden que exige a los tutores realizar tutorías individualizadas con los alumnos, pero esto es algo que ya realizamos todos cuando es necesario, y de ningún modo sustituye a la tutoría grupal.

   

El perjuicio de cara a los alumnos es enorme. Con estas medidas, la labor tutorial queda completamente disminuida y no se podrán llevar a cabo algunas cuestiones de vital importancia en el desarrollo educativo y personal del alumno:

  • Multitud de talleres que vienen realizándose todos los años sobre determinados temas transversales y educación en valores.
  • Técnicas de estudio.
  • Orientación académica y profesional.
  • Interacción positiva de la clase y diagnóstico y solución de problemas.
  • En general, la tutoría es un espacio de “ruegos y preguntas” muy necesario en los centros educativos.

 

Además, la supresión de la tutoría no produce absolutamente ningún ahorro por lo que no somos pocos quienes pensamos que su motivación es evitar que puedan tratarse en clase temas que es necesario tratar. Ideológica, por tanto.

La tutoría lleva décadas así y funciona bien. Lo sabemos los profesores. No hay por qué cambiarla.

   

En los primeros días de agosto la Consejería está dando pasos atrás pero no son suficientes: es necesario dejar la tutoría tal y como estaba.